BUSCAR, NO ENCONTRAR – Ana Herón

Descarga PDF del relato


A 200 metros  gire a la derecha y continúe por la calle Cobra

Andrea iba siguiendo las indicaciones de la voz inerte que salía por su teléfono. Sin levantar los ojos de la pantalla sus pasos intentaban seguir la línea de puntos azules que se trazaba en el mapa, como si tuviera que completar un camino de monedas para poder pasar a un nivel sorpresivo.

Giró a la derecha.

Continúe por la calle Cobra

Andrea continuó.

A 20 metros encontrará su destino a la izquierda

—¿Mi destino? —piensa—, si yo solo estoy buscando a un tío.

20 metros. 20 pasos. Los cuenta. Gira la cabeza a su izquierda y su mirada se cruza con la del hombre que había visto hace un rato en una foto. Lo mira bien. Mantiene la distancia. No le gusta. Él intenta acercarse.

Es sábado. Son las 12 del mediodía y la calle está llena de turistas. El desconocido de la foto los esquiva como puede intentando llegar hasta ella. Andrea se ha quitado de en medio aprovechando la bomba de humo que formaba una excursión de jubilados en frente del monumento dedicado a la colonización de América.

El desconocido la pierde. Andrea se dirige a paso ligero hacia una callejuela donde poder darle esquinazo. No le gusta. Lo ha visto y no le ha gustado nada. Lo ve perseguirla de lejos, parece que no se ha enterado.

El tipo busca su rastro en la pantalla del móvil.

Manténgase a la derecha a ritmo rápido hasta llegar a su destino

El desconocido sigue la indicación que le llevará hasta la desconocida que ansía. Mantiene el ritmo ligero y se tropieza con una monja. Andrea gira la cabeza, ve el trompicón. La monja lo mantiene unos segundos ocupado entre aspavientos, hábitos y excusas. Intenta deshacerse de tu móvil dándoselo a un adolescente con el que se cruza. «Toma, te lo regalo». El chico no tiene ningún interés en quedarse con su teléfono. «¿En serio?». Continúa su paso ligero, pasa por la plaza central y se acerca a la fuente donde una pareja pide un deseo lanzando dos monedas de bronce al agua estancada.

Andrea tira su móvil y sigue caminando en dirección a casa.

El tipo llega a la fuente. La busca. Se mete y se moja en la fuente. Rescata el móvil sin conexión.

Ha llegado a su destino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ménades Editorial te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ménades Editorial, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Ménades Editorial) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en editorialmenades@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.