“Ratas en el alféizar”, de Blanca Berjano

Blanca Berjano expresa en el poemario Ratas en el alféizar el proceso de ruptura de una mujer con su rol establecido; las ratas que acechan en el alféizar (el cuerpo y la mente femeninos) evocan el miedo a romper con la normatividad de género y con el modo de sentir el amor, el desamor y el deseo, así como el miedo a descubrir ese algo desconocido, que puede llevar al abismo o a la libertad. Para ello se subvierten las raíces culturales de la autora, reviviendo el mundo grecorromano y el simbolismo del flamenco.

La belleza que evocan los poemas no se queda en un mero formalismo o repetición de las estructuras estéticas clásicas, sino que transciende el canón para adentrarse en un nuevo nivel de realidad desposeído de la normatividad social y cultural.

Blanca Berjano (Madrid, 1987) es escritora y viajera, con licenciatura y máster en Filología Clásica y en Enseñanza del Español. Actualmente reside en una isla al norte de Madagascar, donde ha terminado su primer poemario, Ratas en el alféizar. Ha ganado algunos premios y becas en filología, y ha colaborado como redactora en el periódico digital Diagonal, en la revista Mosaico, y en las revistas feministas Pikara Magazine y Mujeres en Lucha.

No, las mujeres no pueden ir solas al jardín botánico.

A las tres de la tarde en el jardín te esperan los hombres, Blanca.

Ni los perros cancerberos te defenderán, Blanca,

ni las madres–cobra morderán sus cuellos con ponzoñoso

veneno.

 

Las perras anuncian tu llegada por el megáfono, se expanden

sus ladridos en un eco mezclándose con el adhan; los jardines

se inundan con los bellos ululatos de las mezquitas y por un

momento no se perciben las bocinas de los coches.

 

Es muy fácil hablar de la paz, hermano, tú que eres hombre,

tú quieres enseñarme a mí un mensaje de paz, tú que me

observas fijamente desde la lejanía como si mi imagen te

perteneciera, tú que me persigues por este bello jardín

lleno de flores y de mosquitos y de miradas de bebés–mono

comiendo piña.

 

Los cuervos arrancarán los ojos de los cadáveres de las

lechuzas, mientras tú, hombre que rezas por la paz entre

hermanos, me perseguirás escondiéndote entre los arbustos

del jardín de Lal-bagh.

“Es una mujer impura”, de Fahmida Riaz

Fahmida Riaz (1946-2018) fue una poeta paquistaní, y es una de las voces poéticas más importantes de todo el subcontinente indio. Ya su primer libro Cuerpo desgarrado, escrito cuando tenía poco más de veinte años, nos descubre a una mujer segura de sí misma, indómita y comprometida. En sus versos reivindica a la mujer como ser pensante, pero también como ser dotado de un cuerpo que desea, y por eso no se avergüenza de expresar qué y cómo desea.  Fahmida es también una poeta social que alza su voz en favor de los más desfavorecidos.

Sin renunciar a un exquisito lirismo, esta voz disidente contradice la visión estereotipada que se suele tener en occidente de la mujer musulmana para mostrarnos así otra cara de esa realidad.

Sus ideas hicieron que fuera perseguida hasta el punto de tener que exiliarse en la India, y que su voz fuera silenciada en los círculos literarios, favoreciendo en su lugar a otras menos incómodas. No obstante, la calidad de su obra ha hecho que se haya ido imponiendo por sí sola, hasta que en 2014 el gobierno de Paquistán le concedió el premio Kamal-e-Fan, el galardón literario más importante del país.

Fahmida Riaz, además de una voz comprometida con los más desfavorecidos, ha sido una de las primeras autoras del subcontinente indio en reivindicar el deseo y el placer femenino. En su poesía, silenciada por su osadía, nos descubre cómo la mujer debe todavía tomar las riendas de su cuerpo aun exponiéndose a ser calificada de desvergonzada.

Este libro reúne la colección de poesía más extensa publicada en otro idioma de la obra de esta mujer paquistaní, musulmana y, sin embargo, (y este «sin embargo» está escrito solo desde nuestros prejuicios occidentales), intrépida y reivindicativa.

Su voz, junto a la de muchas otras mujeres en muchos otros puntos del mundo, se convierte, dentro del catálogo de Ménades, en parte de un mapa que había permanecido hasta ahora oscurecido y emborronado, pero que poco a poco comienza a ver la luz para sorprendernos, deleitarnos y enriquecernos.

Es una mujer impura,

en la prisión del flujo de su sangre,

en el ciclo de los meses y los años,

en el fuego de la ardiente lascivia,

en pos de su deseo.

 

 

Edición bilingüe de Rocío Moriones Alonso

 

 

“Clemencia a las estrellas”, de Agustina González

Carro de Compra

Asombra, todavía, el silencio y el olvido que se cernieron tras su asesinato sobre una personalidad tan impactante y distinta a todas. Pese a que su leyenda sigue formando parte de la mitología de una ciudad que en tiempos de Lorca alcanzó sus cimas de intensidad y desgarro, ni siquiera un final tan trágico como el del propio Federico ni el hecho de que el poeta se inspirara en ella para escribir La zapatera prodigiosa sirvieron para incluir a Agustina González en la nómina de genios de una generación cuya condena fue adelantarse décadas (o siglos) en su filosofía de vida y sus métodos.

Natural humanista y socialista convencida, defensora de una acción política que buscara únicamente el bien común por encima de intereses personales, detractora del belicismo y del descrédito de los políticos, lo que impulsaba a hablar a Agustina era la rebelión ante lo injusto asumido y lo absurdo normalizado. Siguiendo la corriente de sus pensamientos a lo largo de estos textos, que ella misma se encargaba de imprimir y vendía en el escaparate de su zapatería, descubrimos a una mujer honesta, fiel a sí misma, de una lucidez tan transparente que en ocasiones limita incluso con la ingenuidad, enemiga de la mentira y la hipocresía, sincera y valiente hasta las últimas consecuencias. Las críticas no hicieron sino endurecerla, reforzarla en sus convicciones tan puras como sencillas: permanecer leal y constante a los propios ideales, que serán los correctos mientras no atenten contra nadie ni promuevan mal ni odio.

Crítica con el servilismo a los ricos, con la ignorancia y la soberbia, con los que desprecian a las clases inferiores, con la avaricia de los banqueros y la ineptitud de los políticos, dignificó a obreros y campesinos, se burló de señoritos ricos de vida holgazana y resuelta, ideó numerosos métodos para mejorar la vida diaria en las ciudades y para erradicar la ignorancia de las masas, denunció los peligros del fanatismo, enarboló el feminismo como una de las banderas más necesarias en la construcción de un país futuro con plena igualdad de derechos entre hombres y mujeres, concibió a Dios de modo panteísta y demostró, además de un inmenso apego a la vida, una imaginación y creatividad que el fascismo segó de raíz.

Agustina nació en Granada el 4 de abril de 1891. Lectora voraz, inquieta y preocupada por el mundo que la rodea, desde niña confiaba encontrar en los libros las respuestas a las preguntas que la acechaban. Después de cursar sus estudios primarios en el Real Colegio de Santo Domingo de Granada, donde demostró también un inusitado interés por la astronomía y las ciencias, su familia valoró en asamblea si la adolescente podía o no leer cuanto deseaba, seguramente sospechando ya, o temiendo, que la chica despuntara intelectual y preguntona. La resolución fue favorable en parte, porque pese a que no se le prohibió del todo la lectura, sí se la sometió a una vigilancia estricta que causó en Agustina periodos de ansiedad y nerviosismo de los que intentaba escapar disfrazándose con las ropas de sus hermanos para caminar libre por las calles. Una natural predisposición a la curiosidad por las cosas del mundo le lleva a seguir leyendo a escondidas de sus hermanos, a interesarse por las ciencias, por la religión, por los debates políticos… La joven Agustina divaga, imagina, se recrea, rememora amoríos y cortejos de adolescencia, sueña con un futuro que nunca podrá ver. Juega con los roles de género y los tergiversa, se atreve a desafiarlos, a comprobar hasta qué punto nos condicionan y nos determinan.

Las consecuencias al ser descubierta no se hicieron esperar: junto con el diagnóstico de histeria llegaron las primeras críticas generalizadas, puesto que la respuesta a una mujer independiente en un entorno tan asfixiante como el de un pueblo pequeño previo a la Guerra Civil no puede ser más que la burla y el insulto. Su actitud carismática, inteligente y contestataria suponía un desafío intolerable a unos detractores para cuyas aspiraciones de igualdad, cultura y progreso sólo podían deberse a una razón: el desequilibrio mental de quien las propugnaba, más aún tratándose de una mujer. Pero Agustina aprovechó sus circunstancias desfavorables para extraer de ellas la inspiración y escribir sus ensayos contra quienes tenían tal estrechez de miras que no eran capaces de distinguir las ideas que hacen avanzar a la humanidad. Si una sociedad intransigente y cerril le exige justificarse, ésta es la única manera en que lo hará una mujer que ya ha escapado para siempre del molde de sumisión y obediencia prefabricado para ella.

La vocación política de Agustina le llevó a fundar el Partido Entero Humanista para las elecciones de 1933. En la bandera blanca del Partido Entero Humanista sólo ondeaban dos palabras bordadas: «Alimento y Paz», y los puntos principales de su Reglamento Ideario del Entero Humanista Internacional tenían por meta objetivos tan elevados como eliminar las fronteras, acuñar una moneda universal, crear el Palacio de Todos para dar alojamiento a los pobres y desposeídos, erradicar el hambre en el mundo o legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, algo absolutamente revolucionario para la época.

Agustina hacía preguntas. Llamaba a la acción. Tocaba temas incómodos. No se callaba. Molestaba. Y precisamente esta personalidad tan transgresora, tan intolerable en la España de la Guerra Civil, fue la causa de que el franquismo la apuntara con su dedo de hierro.

Tras el golpe de Estado de 1936, la zapatera fue primero encarcelada y después trasladada al pueblo de Víznar y fusilada allí («por puta y por lesbiana»), igual que Lorca, junto a otras dos mujeres, aunque se desconoce la fecha exacta de la ejecución. Dicen que, en el momento de su muerte, enfrentada ya a los fusiles del pelotón colocado en línea, se negó a solicitar el perdón de Dios y alzando sus ojos al cielo pidió, en cambio, clemencia a las estrellas. Pero sus asesinos no consiguieron callar su voz, que hoy compartimos, ni enterrar sus ideas. Aquí están, recopiladas por primera vez, para que no vuelvan a caer jamás en el negro abismo del olvido.

Precio: desde 4,49€

Elige tu opción

SINOPSISLA AUTORADATOS FORMATO FÍSICO

Asombra, todavía, el silencio y el olvido que se cernieron tras su asesinato sobre una personalidad tan impactante y distinta. Pese a que su leyenda sigue formando parte de la mitología de una ciudad que en tiempos de Lorca alcanzó sus cimas de intensidad y desgarro, ni siquiera un final tan trágico como el del propio Federico ni el hecho de que el poeta se inspirara en ella para escribir La zapatera prodigiosa sirvieron para incluir a Agustina González en la nómina de genios de una generación cuya condena fue adelantarse décadas (o siglos) en su filosofía de vida y sus métodos.

Natural humanista y socialista convencida, defensora de una acción política que buscara únicamente el bien común por encima de intereses personales, detractora del belicismo y de la ineptitud de los políticos, lo que impulsaba a hablar a Agustina era la rebelión ante lo injusto asumido y lo absurdo normalizado. Siguiendo la corriente de sus pensamientos a lo largo de estos ensayos, que ella misma se encargaba de imprimir y vendía en el escaparate de su zapatería, descubrimos a una mujer honesta, fiel a sí misma, de una lucidez transparente, enemiga de la mentira y la hipocresía, sincera y valiente hasta las últimas consecuencias, a quien los juicios adversos no hicieron sino endurecerla y reforzarla en sus convicciones.

Crítica con el servilismo, la avaricia y la soberbia, dignificó a obreros y campesinos, se burló de señoritos ricos de vida holgazana y resuelta que despreciaban a las clases inferiores, ideó numerosos métodos para mejorar la vida diaria en las ciudades y para erradicar la ignorancia de las masas, denunció los peligros del fanatismo, enarboló el feminismo como una de las banderas más necesarias en la construcción de un país futuro con plena igualdad de derechos entre hombres y mujeres, concibió a Dios de modo panteísta y demostró, además de un inmenso apego a la vida, una imaginación y creatividad que el fascismo segó de raíz. Pero sus asesinos no consiguieron callar su voz, que hoy compartimos, ni enterrar sus ideas. Aquí están, recopiladas por primera vez, para que no vuelvan a caer jamás en el negro abismo del olvido.

 

Agustina González nació en Granada el 4 de abril de 1891. Lectora voraz, inquieta y preocupada por el mundo que la rodeaba, desde niña confió encontrar en los libros las respuestas a las preguntas que la acechaban. Después de cursar sus estudios primarios en el Real Colegio de Santo Domingo de Granada, su familia valoró en asamblea si la adolescente podía o no leer cuanto deseaba y la sometió a una vigilancia estricta que causó en Agustina periodos de ansiedad de los que intentaba escapar disfrazándose con las ropas de sus hermanos para caminar libre por las calles. Una natural curiosidad le llevó, sin embargo, a seguir leyendo a escondidas, a interesarse por las ciencias, por la religión y los debates políticos, a desafiar los roles de género y comprobar hasta qué punto nos condicionan. Las consecuencias al ser descubierta no se hicieron esperar: junto con el diagnóstico de histeria y desequilibrio mental llegaron las primeras críticas generalizadas, puesto que la respuesta a una mujer independiente en un pueblo pequeño no podía ser más que la burla y el insulto. Su actitud carismática, inteligente y contestataria suponía un desafío intolerable para la estrechez de miras de sus detractores. Pero Agustina, que ya había escapado para siempre del molde de sumisión y obediencia prefabricado para ella, aprovechó sus circunstancias desfavorables para extraer de ellas la inspiración y escribir sus polémicos ensayos.

Su vocación política y sus aspiraciones de igualdad, cultura y progreso le llevaron a fundar el Partido Entero Humanista para las elecciones de 1933, entre cuyos objetivos principales se encontraba eliminar las fronteras, erradicar el hambre en el mundo o legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, algo absolutamente revolucionario para la época.

Agustina hacía preguntas. Llamaba a la acción. Tocaba temas incómodos. No se callaba. Molestaba. Y precisamente esta personalidad tan transgresora, tan intolerable en una mujer de su época, fue la causa de que el franquismo la apuntara con su dedo de hierro para asesinarla.

Tras el golpe de Estado de 1936, la zapatera fue primero encarcelada y después trasladada al pueblo de Víznar y fusilada allí, igual que Lorca, junto a otras dos mujeres, aunque se desconoce la fecha exacta de la ejecución. Dicen que, en el momento de su muerte, enfrentada ya a los fusiles del pelotón colocado en línea, se negó a solicitar el perdón de Dios y alzando sus ojos al cielo pidió, en cambio, clemencia a las estrellas.

  • Fecha: junio de 2019
  • Colección: Olvidadas
  • Más datos:
    • 210 págs.
    • 21x14 cm.
  • ISBN:978-84-120204-8-9

Quantity
Loading Updating cart...


Recuerda elegir, cuando sea posible, el formato digital o físico del libro antes de adquirirlo
                                          
CargandoActualizando...

“La mujer molesta: feminismos postgénero y transidentidad sexual”

Carro de Compra

«Hora es ya de alumbrar un nuevo feminismo postgénero capaz de prescindir de sus dictados. Ese es el reto del presente para el cual ofrezco las reflexiones de las páginas que siguen».

La mujer molesta, de Rosa María Rodríguez Magda, filósofa y escritora, es un ensayo sobre el sujeto de feminismo, sobre las identidades que se diluyen y las fuerzas que hacen que el feminismo se convierta en un sopa de siglas sin un rumbo claro. Un texto que pretende incentivar el debate, sin miedo a la polémica, sobre hacia dónde ha de ir el feminismo y cuáles son los conceptos que se han de poner en valor en esta nueva ola. Un feminismo postgénero.

Rosa María nos demuestra, una vez más, una gran lucidez y capacidad para hacer comprensible aquello que puede resultar complejo a nivel terminológico y abstractivo, pero sin vaciar de contenido una reflexión necesaria en tiempos en los que resulta difícil asentar ciertos conceptos diluidos, pero imprescindibles, para poder construir una sociedad feminista.

Las mujeres siempre hemos sido molestas para las sociedades tradicionales, en la vida pública, en la cultura, incluso en la familia. Una misoginia ancestral nos acompaña, de forma más sibilina en la actualidad debido a nuestra actitud persistente de seguir reclamando nuestros derechos y de hacernos visibles. El sujeto-mujer ha pasado a convertirse también en algo molesto para ciertas corrientes del feminismo: se declara caduco, eurocéntrico, heteronormativo, un arcaico reducto esencialista en la diversidad sexual.

Este libro es una reivindicación de esa mujer molesta, del «nosotras, las mujeres» como colectivo necesario. En él se analizan las corrientes más actuales del feminismo y conceptos como identidad, género, modelo trans, transidentidad, diversidad…, para rastrear sus utilizaciones regresivas y las sutiles trampas ante las que no podemos sucumbir. Frente a quienes pretenden recluir a las mujeres en una abnegada complementariedad, pero también frente a quienes nos difuminan en la proliferación de los  géneros, elevamos la voz para afirmar que vamos a seguir siendo molestas ante cualquier maniobra de borrado.

Un texto imprescindible para pensar el feminismo hoy.

“Maldita Helena”, de Daniel Tubau

Carro de Compra

Helena es quizá el personaje que más se parece al inquieto Ulises, aunque de ella sabemos mucho menos que del astuto guerrero que da su nombre a la Odisea. Pero esta Helena de muchas formas, cambiante en la voz de cada poeta, dramaturgo o filósofo nos sigue fascinando precisamente porque no se deja atrapar en una única definición, en un retrato inmóvil y, por lo tanto, sin vida.

Daniel Tubau nos acerca en Maldita Helena a este fascinante personaje admirado y odiado por poetas, dramaturgos, filósofos y eruditos, que la han considerado el símbolo de la belleza y la pasión, pero que también la han acusado de adúltera, traidora a su patria y causante de una guerra espantosa. Con maestría, haciendo patente su capacidad de evocar y conectar referencias que parecen alejadas, Tubau nos invita a visitar decenas de lugares (porque Helena no solo estuvo en Troya y en Esparta), descubriendo en el camino las diferencias entre los mitos, obras, discursos políticos, diatribas filosóficas y comedias o tragedias en las que ha aparecido Helena. Eso sí, en vez de limitarse a mostrar la influencia del personaje en la literatura, el arte, la filosofía o el teatro, Tubau se propone algo muy diferente: rescatar, a partir de todas esas huellas históricas, los rasgos originales de un mito antiquísimo.

Maldita Helena se aleja de la imagen estereotipada y nos muestra los matices y la riqueza de una de las grandes protagonistas de la cultura grecolatina, combinando la mitología con todo tipo de materias, porque la figura de Helena que nos presenta Tubau no es una pieza de museo que admirar, sino un estímulo para pensar acerca de las antiguas y eternas cosas que nos revelan los mitos, como el amor y la pasión, el odio y la guerra, la búsqueda de la belleza o la curiosidad insaciable. Tubau evidencia un profundo conocimiento de la materia, que va más allá de la mera recreación histórica, para proponernos un diálogo que nos permite comprender la complejidad de una personalidad contradictoria pero siempre fascinante como es Helena.

Helena, la maldita Helena, aquella por la que Paris perdió, diosa mediante, la cabeza. Helena, siempre Helena. Helena, la que fue defendida por Gorgias. Helena, la que traicionó a Menelao. Helena, la que enumeraba los héroes a Homero. Maldita Helena. Helena, hija de Zeus. Helena, hermana de los Dioscuros. Helena, siempre y casi nunca Helena. Helena, la maldita. Helena de Troya. Helena, solo ella, Helena sin hombres.

“El misterio de la isla de Pascua”, de Katherine Routledge

Carro de Compra

Publicada por primera vez en 1919, el pormenorizado diario del viaje que Katherine Routledge y su marido realizaron en 1914 con fines de investigación a la isla de Pascua, Sudamérica y la Patagonia no tardó en revelarse clave para el avance de muchas teorías sociales, culturales y antropológicas relacionadas con la isla.

Esta intrépida aventurera logró recopilar al menos cien años de la historia oral de Rapa Nui a través de escritos, fotografías, dibujos, listas de vocabulario, mapas y árboles genealógicos. Sin su intervención, gran parte del conocimiento sobre los ritos de los antiguos habitantes del «ombligo del mundo» se habría perdido para siempre. Routledge y sus compañeros del Mana exploraron las cuevas secretas, las antiguas ruinas y las extrañas estatuas gigantes de la isla. Pero si bien estos emblemáticos colosos de piedra constituían el interés inicial de aquella expedición, poco a poco este fue derivando hacia los propios nativos y la memoria viva de sus leyendas, mitos y tradiciones, que transmitían por tradición oral.

Según los aborígenes que recibieron al pequeño navío inglés, aquella mujer de pelo rubio y ojos claros era poseedora del «mana», el don sobrenatural que de acuerdo a sus creencias está presente en rocas, plantas, animales y seres humanos. Aunque hablaba solo un poco de español y desconocía el idioma autóctono, su capacidad de escuchar y su inusitado interés por indagar en la tradición pascuense y preservarla le valió el respeto de los habitantes de la isla. El libro que publicó narrando su experiencia bajo el título The Mystery of Easter Island: The Story of an Expedition seguía la estela de las más famosas novelas de aventuras en alta mar y tuvo mucho éxito de público debido precisamente a este motivo. La autora aseguró que escribiría una segunda parte más centrada en el aspecto científico pero no llegó a hacerlo nunca.

Katherine Pease nació en 1866 en Darlington, Inglaterra. Quien sería más tarde una conocida exploradora y antropóloga de África y Polinesia creció en un ambiente cerrado y opresivo para las mujeres, en una época en que el conocimiento académico, además, les estaba vedado. De brillante inteligencia,  desafió el orden establecido y se convirtió en una de las primeras mujeres que estudiaron en Oxford. Cursó la carrera de Historia y allí conoció a su futuro marido, William Routledge, médico, etnógrafo y antropólogo. Ambos emprendieron una vida aventurera en la que los viajes para estudiar tribus autóctonas serían su prioridad. En una primera etapa en África, Katherine se convirtió en la primera mujer blanca que asistía a los rituales iniciáticos de los kikuyus, realizó sus primeros trabajos de campo y recopiló leyendas, costumbres y creencias religiosas en un libro que se publicó en 1910 con el título With a prehistoric people (Con gente prehistórica). Esa experiencia le resultaría vital para sus posteriores investigaciones en la isla de Pascua, objetivo que fijaron para el año 1914. Con esta intención construyeron una goleta de veintisiete metros de eslora a la que bautizaron con el nombre de Mana, la palabra que los nativos del lugar usaban para referirse al espíritu o poder sobrenatural que actúa sobre todas las cosas. Desgraciadamente, poco después del regreso de la exitosa expedición, Katherine desarrolló una esquizofrenia grave que derivó en paranoia delirante. Su padre y su hermano también padecieron esta enfermedad, pero su familia culpó a Angata, una hechicera a la que conoció en Rapa Nui, y a la afición a la moda espiritista que había practicado en Oxford durante sus años de estudiante. En cualquier caso, la dolencia fue creciendo y en 1929 Katherine tuvo que ser recluida en un hospital, donde murió en 1935.

 

Precio: desde 5,99€

Elige tu opción

SINOPSISLA AUTORADATOS FORMATO FÍSICO

Esta intrépida aventurera logró recopilar al menos cien años de la historia oral de Rapa Nui a través de escritos, fotografías, dibujos, listas de vocabulario, mapas y árboles genealógicos. Sin su intervención, gran parte del conocimiento sobre los ritos de los antiguos habitantes del «ombligo del mundo» se habría perdido para siempre. Routledge y sus compañeros del Mana exploraron las cuevas secretas, las antiguas ruinas y las extrañas estatuas gigantes de la isla. Pero si bien estos emblemáticos colosos de piedra constituían el interés inicial de aquella expedición, poco a poco este fue derivando hacia los propios nativos y la memoria viva de sus leyendas, mitos y tradiciones, que transmitían por tradición oral.

Edición con imágenes del viaje e ilustraciones.

Katherine Pease nació en 1866 en Darlington, Inglaterra. Quien sería más tarde una conocida exploradora y antropóloga de África y Polinesia creció en un ambiente cerrado y opresivo para las mujeres, en una época en que el conocimiento académico, además, les estaba vedado. De brillante inteligencia, desafió el orden establecido y se convirtió en una de las primeras mujeres que estudiaron en Oxford. Cursó la carrera de Historia y allí conoció a su futuro marido, William Routledge, médico, etnógrafo y antropólogo. Ambos emprendieron una vida aventurera en la que los viajes para estudiar tribus autóctonas serían su prioridad. En una primera etapa en África, Katherine se convirtió en la primera mujer blanca que asistía a los rituales iniciáticos de los kikuyus, realizó sus primeros trabajos de campo y recopiló leyendas, costumbres y creencias religiosas en un libro que se publicó en 1910 con el título With a prehistoric people (Con gente prehistórica). Esa experiencia le resultaría vital para sus posteriores investigaciones en la isla de Pascua, objetivo que fijaron para el año 1914. Con esta intención construyeron una goleta de veintisiete metros de eslora a la que bautizaron con el nombre de Mana, la palabra que los nativos del lugar usaban para referirse al espíritu o poder sobrenatural que actúa sobre todas las cosas. Desgraciadamente, poco después del regreso de la exitosa expedición, Katherine desarrolló una esquizofrenia grave que derivó en paranoia delirante. Su padre y su hermano también padecieron esta enfermedad, pero su familia culpó a Angata, una hechicera a la que conoció en Rapa Nui, y a la afición a la moda espiritista que había practicado en Oxford durante sus años de estudiante. En cualquier caso, la dolencia fue creciendo y en 1929 Katherine tuvo que ser recluida en un hospital, donde murió en 1935.

  • Fecha: mayo de 2019
  • Colección: Olvidadas
  • Más datos:
    • 614 págs.
    • 21x14 cm.
  • ISBN: 978-84-120458-4-0

Quantity
Loading Updating cart...


Recuerda elegir, cuando sea posible, el formato digital o físico del libro antes de adquirirlo
                                          

“El unicornio y el delirio”, de Anguelikí Koré

Carro de Compra

«Los poemas del libro El unicornio y el delirio son, realmente, poemas de mi adolescencia, ya que su escritura comenzó –si mal no recuerdo– alrededor de 2007 y concluyó en 2011. En el título hay una referencia a los seis tapices flamencos reunidos bajo el título “La dama y el unicorniο”, especialmente al sexto tapiz, al que acompañan las palabras À mon seul désir, es decir, “A mi único deseo”. Veo cada libro mío –tanto los que han sido publicados por el momento como los que serán publicados en el futuro– como un registro de la época en la que están escritos, como una grabación de cada período de mi vida. Este libro difiere un poco de ello, porque la edad a la que lo escribí no me permitió ni siquiera darme cuenta de mi obsesión con la totalidad. Pero puedo ver en estos poemas todo lo que estaba en mi mente en ese momento: el despertar de mi identidad política, mi atracción por el lado oscuro de las cosas (la muerte y el mal) y mi profunda curiosidad por los cuentos de hadas, mitos, leyendas y su significado habitualmente terrible. Esto es algo que percibí especialmente en mí misma mientras escribía lo que venía después de El unicornio y el delirio: en todo hay un significado oculto y terrible, como en la vida misma; en todas partes existe el horror. Así que tal vez este libro, que fue el primer libro, no fuese más que una confesión de la mayor exigencia que tengo al escribir poemas: entonar un canto al infierno».

 

Anguelikí Koré nació en 1992. Vive en Atenas, Grecia, donde trabaja como responsable de edición y traductora. También ejerce la crítica literaria. Estudió Teología (especializándose en literatura y artes religiosas), lengua griega, lenguas semíticas y música. Hasta hoy ha publicado dos poemarios, El unicornio y el delirio (εκδόσεις Τυπωθήτω – Λάλον Ύδωρ, 2012) y Maestà (εκδόσεις Γαβριηλίδης, 2016). Su tercer libro está ya en imprenta. El unicornio y el delirio recibió el premio que lleva el nombre de la poeta griega Katia Grigoríu-Ceojaraki (1960-2009) al mejor primer libro de un/una poeta.

 

Precio: desde 3,99€

Elige tu opción

SINOPSISLA AUTORADATOS FORMATO FÍSICO

Los poemas del libro El unicornio y el delirio son, realmente, poemas de mi adolescencia, ya que su escritura comenzó –si mal no recuerdo– alrededor de 2007 y concluyó en 2011. En el título hay una referencia a los seis tapices flamencos reunidos bajo el título «La dama y el unicorniο», especialmente al sexto tapiz, al que acompañan las palabras «À mon seul désir», es decir, «A mi único deseo». Veo cada libro mío –tanto los que han sido publicados por el momento como los que serán publicados en el futuro– como un registro de la época en la que están escritos, como una grabación de cada período de mi vida. Este libro difiere un poco de ello, porque la edad a la que lo escribí no me permitió ni siquiera darme cuenta de mi obsesión con la totalidad. Pero puedo ver en estos poemas todo lo que estaba en mi mente en ese momento: el despertar de mi identidad política, mi atracción por el lado oscuro de las cosas (la muerte y el mal) y mi profunda curiosidad por los cuentos de hadas, mitos, leyendas y su significado habitualmente terrible. Esto es algo que percibí especialmente en mí misma mientras escribía lo que venía después de El unicornio y el delirio: en todo hay un significado oculto y terrible, como en la vida misma; en todas partes existe el horror. Así que tal vez este libro, que fue el primer libro, no fuese más que una confesión de la mayor exigencia que tengo al escribir poemas: entonar un canto al infierno.

Τα ποιήματα του βιβλίου «Ο Μονόκερως και η Ψύχωση» είναι, στην πραγματικότητα, ποιήματα της εφηβείας μου, αφού η συγγραφή τους ξεκίνησε –αν θυμάμαι καλά– γύρω στο 2007 και ολοκληρώθηκε το 2011. Μέσα στον τίτλο βρίσκεται μία αναφορά στα έξι φλαμανδικά παραπετάσματα που ονομάστηκαν «La dama y el unicornio», ειδικά στο έκτο παραπέτασμα, το οποίο συνοδεύουν τα λόγια «À mon seul désir», δηλαδή «a mi sólo deseo». Βλέπω κάθε βιβλίο μου –τόσο αυτά που έχουν εκδοθεί προς το παρόν όσο και αυτά που θα εκδοθούν στο μέλλον– σαν μία καταγραφή της εποχής κατά την οποία γράφονται, σαν μία καταγραφή της εκάστοτε περιόδου της ζωής μου. Το βιβλίο «Ο Μονόκερως και η Ψύχωση» διαφέρει λίγο ως προς αυτό, διότι η ηλικία κατά την οποία το έγραφα δεν μου επέτρεπε να συνειδητοποιήσω ακόμη την εμμονή μου με την ολότητα. Μπορώ να διακρίνω όμως σε αυτά τα ποιήματα όλα αυτά τα οποία υπήρχαν στον νου μου εκείνη την εποχή: η αφύπνιση της πολιτικής μου ταυτότητας, η έλξη μου από τη σκοτεινή πλευρά των πραγμάτων (τον θάνατο και το κακό), καθώς και η βαθιά μου περιέργεια για τα παραμύθια, τους μύθους, τους θρύλους και το συνήθως τρομερό τους νόημα. Ειδικά αυτό είναι κάτι που αντιλήφθηκα στον εαυτό μου και ενόσω έγραφα αυτά που ήρθαν ύστερα από τον «Μονόκερω»: Σε καθετί υπάρχει ένα κρυφό και τρομερό νόημα, όπως στην ίδια τη ζωή· παντού υπάρχει η φρίκη. Ίσως λοιπόν αυτό το βιβλίο, που ήταν και το πρώτο βιβλίο, να μην ήταν παρά μια ομολογία της μεγαλύτερης αξίωσης που έχω γράφοντας ποιήματα: να πω ένα τραγούδι για την κόλαση.

Anguelikí Koré nació en 1992. Vive en Atenas, Grecia, donde trabaja como responsable de edición y traductora. También ejerce la crítica literaria. Estudió teología (especializándose en literatura y artes religiosas), lengua griega, lenguas semíticas y música. Hasta hoy ha publicado dos poemarios, El unicornio y el delirio (εκδόσεις Τυπωθήτω – Λάλον Ύδωρ, 2012) y Maestà (εκδόσεις Γαβριηλίδης, 2016). Su tercer libro está ya en imprenta. El unicornio y el delirio recibió el premio al primer libro de un/una poeta, premio que lleva el nombre de la poeta griega Katia Grigoríu-Ceojaraki (1960-2009).

  • Fecha: mayo de 2019
  • Colección: Actuales
  • Más datos:
    • 186 págs.
    • 21x16 cm.
  • ISBN: 978-84-120458-2-6

Quantity
Loading Updating cart...


Recuerda elegir, cuando sea posible, el formato digital o físico del libro antes de adquirirlo
                                          

“Disidencia en el cuerpo: perspectivas feministas” – VV.AA

Carro de Compra

 

Ser mujer negra, lesbiana, gitana, transgénero o diversa funcional implica que el cuerpo sea sometido mediante políticas de intervención social. Estas técnicas nos agreden, pero también nos silencian. Nuestro dolor, físico o mental, se banaliza, se convierte en quejas sin fundamento, en aquello que llaman cuentitis. Por eso, ya no solo la rebelión, la performatividad o la disidencia ha de ser nuestra única forma de lucha al respecto de la motorización del cuerpo, sino, también, el apropiarnos de nuestros dolores de las vulnerabilidades, de los procesos fisiológicos, biológicos y médicos que nos marcan, que nos dejan huella. Aprender a exteriorizar aquello que nos atenaza: gritar.

Disidencia en el cuerpo une las voces de escritoras y ensayistas muy diversas que emplean metodologías de investigación completamente distintas. No obstante, todos lostextos comparten la preocupación por el cuerpo y el feminismo. Rosa Cobo, Rosa María García, Lucía Asué Mbomio, Miguel Vagalume, Marta Pérez, Silvia Agüero y Catalina Aparicio abordan sin miedo cuestiones que duelen y nos sangran: cuerpo y feminismo; raza y clase, deseos proscritos y miedos, ansiedad y éxito y performatividad y género.

¡Ya disponible!

 

Títulos de febrero y marzo de 2019

Carro de Compra

En Olvidadas:

  • El duende del jardín y otros cuentos, de Willa Cather, son una serie de maravillosos relatos de esta gran escritora de la primera mitad del s. XX y ganadora del Pulitzer.
  • Pájaro Rojo habla, de Zitkala Sa, son una serie de ensoñadores y poéticos cuentos indígenas de mano de una escritora, editora, violinista y activista sioux de enorme intelecto e interés, también de la primera mitad del s. XX.
  • La emancipación de la mujer, de Flora Tristán, un texto de la Ilustración que anticipa en más de siglo y medio la lucha feminista tal y como la conocemos.
  • Diarios, de Ioanna Tsatsos, escritora griega fuente de historia y conocimiento.
  • Caballero Jack. Los diarios de Anne Lister (1791-1840), de Anne Lister, base de una serie sobre la vida de la autora que la BBC estrenará en marzo del 2019.

 

En Actuales:

  • Las razones de Jo, de Isabel Franc. Novela que narra los detalles ocultos de la vida de Jo March, de Mujercitas, desde una perspectiva completamente nueva y distinta.
  • Grietas, de Inés Herrero, un libro de relatos ilustrados por la propia autora, muy joven y con una gran proyección.
  • La escalera mágicaPilar González Serrano, es el poemario de una vida de la que es primera mujer titular de arqueología en España, con ilustraciones de Sandra Delgado.
  • El unicornio y el delirioAnguelikí Korré, una poeta actual griega, y muy joven, y con una voz imponente, traducida por Mario Domínguez Parra.
  • Célanire cuellocortado, de Maryse Condé, una novela de la Premio Nobel Alternativo 2019.

En Trincheras: 

  • Las heteras en la Antigua GreciaCatalina Aparicio Villegas, un riguroso estudio clásico sobre el papel de la mujer en Grecia, en general, y de las heteras, en particular.
  • Helena y su opuestoDaniel Tubau, un ensayo que analiza desde un punto de vista divertido, ingenioso y crítico esta figura mítica, tan denostada por la sociedad.
  • El contrato sexual, de Carole Paterman, un estudio feminista antiliberal reconocido mundialmente en el que se defiende que, antes de que el Contrato social existiera, la sociedad patriarcal ya había acordado el Contrato sexual.

 

“Célanire Cuellocortado”, de Maryse Condé

Carro de Compra

«No escribo en francés, ni escribo en criollo. Escribo en Maryse Condé».

Es la inapelable declaración de una mujer de ochenta y un años, francesa, difusora de la cultura caribeña de origen africano, activista feminista, escritora prolífica (cuenta con más de dieciséis libros traducidos a varios idiomas, entre poesía, novela, ensayos, cuentos y autobiografía) y ganadora de diecisiete premios, el más reciente el Premio Nobel Alternativo de Literatura de 2018. Con semejante palmarés e impresionante trayectoria, cualquiera pensaría que se trata de una autora renombrada entre el público o al menos no desconocida… Pues siendo así, ¿cómo es posible que haya pasado tan desapercibida hasta ahora?

Maryse Condé, la menor de ocho hermanos, nació en 1937 en Guadalupe, un pequeño archipiélago de las Antillas situado en el mar Caribe, lugar de donde extraería más adelante la inspiración para muchos de sus escritos. Estudió Literatura Comparada en la Universidad de la Sorbona en París y en la década de los ochenta y noventa fue profesora en países como Ghana, Guinea, Senegal, Francia o Estados Unidos, donde impartió clases en las universidades de Columbia en Nueva York, California, Virginia y Berkeley.

La extensa producción literaria de Condé, que como hemos dicho abarca prácticamente la totalidad de los géneros, explora asuntos raciales, culturales y de género en una superposición de eras históricas y se caracteriza por un estilo en el que se mezclan ficción, costumbrismo, terror, suspense y realismo mágico. Tanto sus novelas como sus escritos teóricos no son sólo un vivo ejemplo de la existencia de la literatura caribeña, también demuestran una gran preocupación por las injusticias y problemas que atañen directamente a la población femenina. Además de abordar numerosos temas con una fuerte mirada feminista, Condé ha afrontado asuntos relacionados con la sociedad caribeña como la negritud, el colonialismo, la memoria de los dioses y los ritos ancestrales, la esclavitud, los condicionantes raciales, el expolio, la caza de brujas o el surgimiento de la clase media centroamericana, y lo hace poniendo a menudo al frente de sus tramas argumentales a mujeres originarias del Caribe que se ven inmersas en la compleja circunstancia social y cultural de un país africano aún bajo el dominio de autoridades post-coloniales avezadas en las más sofisticadas artes de la represión y la corrupción política.

Es el caso de la protagonista de Célanire Cuellocortado, una guadalupeña movida por un irrefrenable deseo de venganza ante la terrible agresión que sufrió de niña y cuya herida se convertirá en el símbolo del crimen cometido no sólo contra las poblaciones nativas sino contra las mujeres víctimas de violencia en todos los lugares del mundo.

Escrito a un ritmo trepidante y furioso, sin apenas concesiones, Célanire Cuellocortado es, de este modo, el relato de la venganza que podría (y debería) ser la de todas las mujeres, además de una oportunidad que la autora aprovecha para abordar brillantemente algunos de sus temas favoritos: la tensa relación entre colonizados y colonizadores, el tormento de los pueblos oprimidos, el sufrimiento milenario de las mujeres, la convivencia entre vivos y muertos, el uso criminal de creencias ancestrales, la homosexualidad femenina y la consagración de la heroína rebelde en un imaginario tan poderoso como necesario aún, y especialmente, en nuestros días.

Porque como la propia Maryse Condé ha admitido: «No podría escribir cualquier cosa… a no ser que tenga una importancia política segura».

Precio: desde 4,99€

Elige tu opción

SINOPSISLA AUTORADATOS FORMATO FÍSICO

Célanire Cuellocortado narra la historia de una guadalupeña movida por un irrefrenable deseo de venganza ante la terrible agresión que sufrió de niña y cuya herida se convertirá en el símbolo del crimen cometido no solo contra las poblaciones nativas sino contra las mujeres víctimas de violencia en todos los lugares del mundo. La protagonista, una mujer seductora y maestra en el manejo de fuerzas inexplicables, no se detendrá hasta hacer justicia desde el pequeño orfanato que regenta.

Escrita a un ritmo trepidante y furioso, sin apenas concesiones, y con un estilo sugerente y pleno de expresiones criollas, Célanire Cuellocortado es, de este modo, el relato de la venganza que podría (y debería) ser la de todas las mujeres, además de una oportunidad que la autora aprovecha para abordar brillantemente algunos de sus temas favoritos: la tensa relación entre colonizados y colonizadores, el tormento de los pueblos oprimidos, el sufrimiento milenario de las mujeres, la convivencia entre vivos y muertos, el uso criminal de creencias ancestrales, la homosexualidad femenina y la consagración de la heroína rebelde en un imaginario tan poderoso como necesario aún, y especialmente, en nuestros días.

«No escribo en francés, ni escribo en criollo. Escribo en Maryse Condé». Es la inapelable declaración de una mujer de 81 años, francesa, difusora de la cultura caribeña de origen africano, activista feminista, escritora prolífica (cuenta con más de dieciséis libros traducidos a varios idiomas, entre poesía, novela, ensayos, cuentos y autobiografía) y ganadora de diecisiete premios, el más reciente el Premio Nobel Alternativo de Literatura de 2018. Maryse Condé, la menor de ocho hermanos, nació en 1937 en Guadalupe, un pequeño archipiélago de las Antillas situado en el mar Caribe, lugar de donde extraería más adelante la inspiración para muchos de sus escritos. Estudió Literatura Comparada en la Universidad de la Sorbona en París y en las décadas de los ochenta y noventa fue profesora de universidad en países como Ghana, Guinea, Senegal, Francia o Estados Unidos. La extensa producción literaria de Condé explora asuntos raciales, culturales y de género en una superposición de eras históricas y se caracteriza por un estilo en el que se mezclan ficción, costumbrismo, terror, suspense y realismo mágico. Además de abordar numerosos temas con una fuerte mirada feminista, Condé ha afrontado asuntos relacionados con la sociedad caribeña como la negritud, el colonialismo, los ritos ancestrales, la esclavitud, los condicionantes raciales, el expolio, la caza de brujas o el surgimiento de la clase media centroamericana, y lo hace poniendo a menudo al frente de sus tramas argumentales a mujeres originarias del Caribe que se ven inmersas en la compleja circunstancia social y cultural de un país aún bajo el dominio de autoridades post-coloniales y represoras.

  • Fecha:marzo de 2019
  • Colección: Actuales
  • Más datos:
    • 260 págs.
    • 21x14 cm.
  • ISBN:978-84-120159-8-0

Quantity
Loading Updating cart...


Recuerda elegir, cuando sea posible, el formato digital o físico del libro antes de adquirirlo