• Mi cuenta
  • Conectar
  • Mi cesta - 0,00€

    Estantería

    Su carro de la compra está vacío
    Ir a la Tienda

  • Generic selectors
    Exact matches only
    Search in title
    Search in content

Filomela y Procne: La emancipación y la sororidad del ruiseñor y la golondrina · Violeta F. Sánchez Osuna

Descarga PDF del relato


Filomela, violada y aprisionada por su cuñado Tereo, quien le ha cortado la lengua, hace llegar a su hermana Procne un tejido que, entre sus bordados, oculta un mensaje. Procne la libera y planea su venganza: ambas descuartizan a Itis, hijo del matrimonio, y se lo sirven a Tereo. Tras comer, el marido llama a su hijo, a lo que la esposa responde: “Al que llamas, dentro lo tienes”. Filomela irrumpe portando la cabeza del niño. Tereo, colérico, las persigue. Las hermanas huyen convertidas en pájaros, un ruiseñor y una golondrina, mientras que Tereo, con su lanza y penacho, se transforma en abubilla.

Este es el resumen de uno de los mitos que recoge Ovidio en Las metamorfosis, el relato que más me fascinó cuando leí al autor latino, quien se cuida en identificar a las mujeres con una u otra ave, ya que no existe un consenso en cuanto a sus transformaciones.

Es complicado enfrentarse a una fábula semejante. Empatizamos con las hermanas y llegamos a desear que salgan victoriosas; pero ellas cometen otro crimen brutal. Sin embargo, quienes han tratado posteriormente este mito, solo sienten simpatía por ellas. Entre sus admiradores encontramos nombres las potentes como William Shakespeare, Rojas Zorrilla, Lope de Vega, Jane Elizabeth Gardner o Violeta Parra. Tendremos que profundizar en la herencia de Ovidio y en su contexto antes de elaborar un juicio.

Las referencias más antiguas a este mito son oscuras. En Suplicantes, Esquilo dice: “Creerá que está oyendo el grito de la sabia esposa de Tereo, de compasión digna”. No solo resuelve poco, sino que simpatiza con una infanticida. La primera versión completa conocida sería Tereo, de Sófocles. Lamentablemente, solo conocemos la existencia de este drama gracias a Las aves de Aristófanes.

Sin embargo, es probable que Ovidio hubiese conocido este Tereo y tomado como inspiración, con lo que podemos llegar a algunas conclusiones: Sófocles habría hecho a Procne y Filomela, como él mismo, atenienses, adoradoras de la diosa de la sabiduría, Atenea; por su parte, Tereo es rey de Tracia, tierra bárbara donde rinden culto al salvaje Ares. Ambos dioses suelen enfrentarse, como en La Ilíada, saliendo siempre ella favorecida, pues la razón es más poderosa que la fuerza bruta. Podría decirse que las hermanas tienen un papel civilizador frente al monstruoso rey.

Además de diosa de la guerra intelectual y la política, Atenea es también patrona de las tareas del hogar, principalmente del tejido. Es precisamente usando el intelecto y mediante acciones domésticas típicamente femeninas, el bordado y la cocina, que las hermanas perpetran su venganza. De esta manera, se mostrarían agraciadas por la diosa, mostrándose resueltas y racionales frente a un hombre que se deja llevar por el vicio y los impulsos.

Podría parecer un empoderamiento femenino rebuscado, pero no lo es tanto si pensamos en la pietas romana, la virtud para con la familia. Abusando de su cuñada, Tereo ya ha quebrantado esta pietas. Por su parte, Procne debe decidir entre la pietas hacia su esposo e hijo o hacia la familiar, encarnada en su hermana deshonrada y mutilada. Hay que hacer hincapié en que los hijos varones están más ligados a la familia patriarcal; sin embargo, la esposa conserva el nombre y vínculos jurídicos con su familia de soltera. Itis, descrito como la viva imagen de su padre, es más de Tereo que de su Procne, pero Procne y Filomela siempre serán hermanas. Así que Procne elige a su familia por encima de la del esposo.

Siguiendo con la pertenencia familiar, como padre de Itis, Tereo podría haberlo matado sin consecuencias. La acción de Procne, al no ser propietaria del hijo, tendría consecuencias para ella. Es un acto cruel y sanguinario, pero también un desafío al orden patriarcal.
Por último, el asesinato de un niño a manos de su madre siempre nos recordará a la más famosa infanticida de la historia: Medea. Esta hechicera es uno de los personajes más famosos de la mitología griega, pero gran parte de esta fama se debe a un crimen que no cometió hasta el 431 a.C., cuando Eurípides estrenó su Medea. Es aquí cuando, por primera vez, la nieta del Sol asesina a sus hijos. Hasta la fecha, la venganza hacia Jasón consistía en matar a sus nuevos esposa y suegro; los hijos morían a manos de los corintios. Eurípides, siempre trasgresor, le dio una vuelta más. No en vano es el responsable de introducir a más de un actor en escena o de crear las famosas máscaras de teatro, elementos que Sófocles copiaría.

Hay dos pasajes de Medea que son clave. Tras los asesinatos, el coro canta: “Solo sé de una mujer de otrora que asesinó a sus hijos queridos: Ino”. Más adelante, Jasón sigue: “En toda Grecia no hay una mujer capaz de osar tal crimen”. ¿Dónde quedaría entonces la ateniense Procne?
Jenny March sugiere que el Tereo de Sófocles se estrenase un par de años después de Medea, añadiendo elementos de esta, como la venganza en los hijos. La investigadora se apoya en las pinturas sobre cerámica, donde la muerte de Itis se volvió muy popular por estas fechas, mientras que no se encuentran pruebas concluyentes de que se representase con anterioridad. Debo aquí recordar el pasaje de Suplicantes, donde una sabia Procne llora a su hijo. ¿Le daría Esquilo ese trato favorable de ser ella su asesina?

En conclusión, tenemos a dos mujeres que se unen para castigar a quien las ha herido. Para ello, se basan en su inteligencia y en los dones de la diosa de la sabiduría, además de en el trabajo en equipo y solidario, para que se haga justicia con su verdugo, rebelándose contra statu quo patriarcal. Si bien parecen ejecutar un crimen terrible, no es seguro que inicialmente lo cometiesen y que pueda tratar de una invención posterior para incrementar aún más el pathos de un drama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ménades Editorial te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ménades Editorial, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Ménades Editorial) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en editorialmenades@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

 

FÍSICA Y QUÍMICA

| Olvidadas

| Actuales

| Trincheras

 

LENGUA Y LITERATURA

editorialmenades@gmail.com

 

SOCIALES

 |   |  |  |

CLAUSTRO

En los medios: Marina

De eventos: Yoly

En el sótano: María S. y Javier

En las nubes: Sandra

Con la calculadora: María A.

AMPA

 

FILOSOFÍA

Proyecto Ménades

 

 

CIENCIAS

© 2020 Ménades Editorial Aviso legal y Política de privacidad |

EVALUACIÓN

El gusto por la lectura, la necesidad de justicia y reivindicación, la visibilidad y el mimo en la selección y edición. Garantía Ménades.