MACA – Raquel Pons

Descarga PDF del relato


Aún recuerdo la tácita mirada de la dependienta socavando información a través de mis gestos temblorosos. Con las carnes muertas de vergüenza, había entrado en aquel herbolario de barrio buscando un remedio a mi inapetencia, un sabueso en forma de planta medicinal o comprimido de equis gramos capaz de encontrar y traer de vuelta mi libido. Tras pronunciar con una impúdica falsedad el motivo de mi visita a aquel pequeño comercio de remedios mágicos, homeopáticos y sobrenaturales, la dependienta me recorrió de arriba abajo enarcando una ceja inquisidora y sentí un rubor amenazante avisándome en las mejillas de que estaba haciendo el más puro ridículo.

La culpa externa, la falta de indagación, el rechazo al autoconocimiento y una mirada impía hacia mí misma me llevaron a creer que no tener ganas de acostarme con mi novio era un problema fisiológico, tal vez farmacéutico, que podría solucionarse con un poco de medicina tradicional, oriental o meridional. Poco importaba, si aquella mujer me daba un remedio cualquiera y me liberaba de aquella lacónica mirada.

Di respuesta, con prontitud y bajito, como hacia dentro, a todas las preguntas que me formuló. Dejé caer el nombre de mi píldora en mi declaración, pero tampoco funcionó. Ella indagó y siguió rastreando, tal vez con la esperanza de hacerme ver que lo que sugería era una tremenda estupidez. No cabía en ella, ni en su tienda de treinta metros cuadrados, la más mínima posibilidad de que yo, a mis veinte años, hubiera perdido el apetito sexual.

Sin embargo, a mi entender resultaba mucho más convincente aquella sarta de excusas y alternativas plausibles que reconocer que mi pareja me había dejado de atraer.

Después de mucho balbucear razones por las cuales yo y sólo yo debía de probar e intentar solucionar aquel problema, salí del herbolario con quince euros menos y cien gramos de unos polvos llamados maca, tan repugnantes al paladar como las caricias de aquel novio mío sobre mi cuerpo desnudo y seco.

Huelga decir que, en los meses que siguieron, los únicos polvos que saboreé fueron los de esa planta peruana, que acabaron en la basura en cuanto comprobé que ni mi libido, ni mi cuerpo, ni mi sexo teníamos ningún problema.

2 commentarios

  1. Julio dice:

    La historia que cuenta, me lleva a un mix de emociones y sensaciones en las que he podido sentirme en otra situación de mi vida en la que la culpa, la vergüenza e incluso la frustración fueran protagonistas. ¡Me hace sentir aliviado y comprendido!
    El estilo al narrarlo, me ha hecho estar dentro de la farmacia siendo yo el que pedía el MACA, ¡muy ilustrativo!
    Tiene una notable chispa cómica, naturalidad, frescura y un toque discreto pero presente de autoconocimiento a través de la experiencia.
    ¡Gracias por compartirlo!

  2. Silvia dice:

    Quizá sí la Maca potenciarse los sentimientos de amor hacia la otra persona, no sería necesario buscar un remedio para la ausencia de libido….
    Increíble narrativa, y muy original, me ha encantado!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ménades Editorial te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ménades Editorial, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Ménades Editorial) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en editorialmenades@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.