• Mi cuenta
  • Conectar
  • Mi cesta - 0,00€

    Estantería

    Su carro de la compra está vacío
    Ir a la Tienda

  • Generic selectors
    Exact matches only
    Search in title
    Search in content

Pentesilea, la que trae el dolor · Amanda Bautista Fernández

Descarga PDF del relato


No ha existido a lo largo de la historia ninguna mujer comparable a Pentesilea, reina de las amazonas de Temiscira. Ellas habitaban regiones costeras, zonas ricas en hierro, lo que les permitía obtener ese ingrediente clave en la fabricación de sus propias armas. Además, la llegada de embarcaciones a su territorio, con aventureros y gentes del mar, posibilitaba un truque sexual libre de lazos permanentes. De esta forma, a los descendientes que tenían con estos hombres se les enseñaba que no debían hacer un uso excesivo de su fuerza con las mujeres. Por otro lado, las hijas eran educadas con un particular cuidado, especialmente en todo lo relacionado con las artes militares. Así, las amazonas se describían como antineirai, es decir, iguales a los hombres.

A pesar de que existen sociedades matriarcales en épocas anteriores a las amazonas, Pentesilea y sus súbditas son unos de los primeros referentes en lo que se refiere a fuentes escritas de mujeres libres y dueñas de su propio hado, sin la implicación de los hombres en su gobierno, pero con un reforzado carácter de igualdad, incluso superioridad, frente a los varones.

La primera aparición de esta amazona en los mitos griegos tiene lugar poco antes de la batalla de Troya, y su nombre sembraría el terror en los corazones de los griegos que asediaron esta ciudad: Pentesilea, «la que trae el dolor».

Y es que, según nos narra la Ilíada, los griegos estuvieron sitiando Troya durante casi diez años. En una de estas trifulcas, el campeón Aquiles acabó con la última esperanza de ganar la guerra de los troyanos, el príncipe Héctor, hijo de Príamo. Por tanto, la supervivencia de la ciudad de Troya permanecía ahora bajo el control de las aliadas de Príamo, las amazonas. La Ilíada, de hecho, termina con los funerales de Héctor, preludiando la aparición de Pentesilea.

Así, a pesar de la poca información histórica que se conserva sobre ella, sabemos que Pentesilea fue hija de Ares, dios de la guerra, y Otrera, una de las primeras reinas de las Amazonas. Hermana de Antíope e Hipólita, Pentesilea gobernó «tras el reinado de Oritía y las noticias de su coraje han llegado hasta nosotros».

Sin embargo, Pentesilea presentaba un oscuro pasado: y es que, la joven reina había matado accidentalmente a un familiar. Parece ser que se encontraba un día de caza con su hermana Hipólita cuando, lanzando una jabalina contra un ciervo, alcanzó accidentalmente a su hermana y la mató en el acto. Por tanto, para huir de la angustia y de las críticas de las otras amazonas, se personó ante Príamo buscando su redención y prometió a cambio matar a Aquiles y conceder la victoria a los troyanos, o morir en el intento. En esta curva narrativo, Pentesilea se asemeja a muchos otros héroes griegos que se marcharon de sus hogares al destierro y ayudaron a diversos reyes insignes, con el objetivo de sacrificarse a sí mismos honorablemente en batalla o de llevar a cabo diversas y arriesgadas hazañas para apaciguar a los dioses.

No obstante, Pentesilea no acudió sola a la guerra, sino que la acompañaron doce amazonas del Ponto, personificando la leal escolta de una fulgurante diosa. Los griegos, dando la batalla por finalizada, se asombraron al observar como los troyanos cargaban hacia el campo de batalla. Ambos ejércitos colisionaron, y comenzó de nuevo la guerra. Pentesilea, mostrando sus grandes habilidades en batalla, acababa con la vida de todo aquel que osara enfrentarse a ella.

El estallido de la batalla no tardó en atraer la atención de los héroes Ayax y Aquiles, que no tardaron en unirse rápidamente a la reyerta. Pentesilea, atenta, pudo distinguirlos a través del campo bañado en sangre, y arrojó su lanza contra Aquiles, quien la esquivó con su escudo. Ofendido, Aquiles respondió a su ataque proyectando, de nuevo, su lanza contra ella. Este ataque tuvo más suerte, y dio de pleno en el pecho de la amazona, perforándolo y acabando con su vida. Pentesilea, de esta forma, había conseguido redimirse del asesinato de su hermana y obtenido la memorable muerte anhelada por los grandes héroes.

Gracias a la profunda admiración que profesaban por la valerosa amazona, Aquiles y sus compatriotas decidieron conceder su cuerpo a los troyanos, quienes lloraron su caída como si fuese la de una hija o hermana. El rey Príamo mandó construir una gran pira funeraria, dejando que el fuego consumiera a la joven Pentesilea y su caballo. Los troyanos reunieron con sumo respeto los huesos quemados y los acomodaron en una urna, imitando exactamente los ritos que se detallan para los funerales heroicos de Patroclo y Héctor en la Ilíada. Cabe destacar que los restos de Pentesilea se depositaron en un emplazamiento honorífico, la torre de las Puertas Esceas, lugar donde se encontraban las cenizas del rey Laomedonte, el padre de Príamo.

Como vemos en esta historia, Pentesilea representa la esencia de las amazonas: una aguerrida guerrera, valiente y hábil en combate, que no le temía a nada y que estaba dispuesta a dar su vida a cambio de sus creencias. Es un personaje único en la mitología griega. Y como vemos en su historia, se ganó los honores tanto de sus aliados como de sus enemigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ménades Editorial te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ménades Editorial, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Ménades Editorial) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en editorialmenades@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

 

FÍSICA Y QUÍMICA

| Olvidadas

| Actuales

| Trincheras

 

LENGUA Y LITERATURA

editorialmenades@gmail.com

 

SOCIALES

 |   |  |  |

CLAUSTRO

En los medios: Marina

De eventos: Yoly

En el sótano: María S. y Javier

En las nubes: Sandra

Con la calculadora: María A.

AMPA

 

FILOSOFÍA

Proyecto Ménades

 

 

CIENCIAS

© 2020 Ménades Editorial Aviso legal y Política de privacidad |

EVALUACIÓN

El gusto por la lectura, la necesidad de justicia y reivindicación, la visibilidad y el mimo en la selección y edición. Garantía Ménades.